Catálogo

AHORA

http://editorialcontrasena.es/content/books/34/cid0A4C34E5E2B34057B96CEE38F9966E15landn.jpg

Autora: Brigitte Giraud
Traducción: María Teresa Gallego Urrutia
Ilustración de la cubierta: Elisa Arguilé
Género: novela
Páginas: 96
Formato: 21 x 13 cm
Encuadernación: rústica
ISBN: 978-84-940903-4-9
PVP: 13 euros


Brigitte Giraud nació en Sidi-Bel-Abblés (Argelia) en 1960. Actualmente vive en Lyon. Es autora de siete novelas (La chambre des parents, Nico, Marée noire, J'apprends, Une année étrangere, Pas d'inquietude y Avoir un corps) y de un libro de relatos, L'amour est très surestimé, premio Goncourt de relatos en 2007. Ahora es el primer libro suyo que se traduce al castellano.

 

«Más que un testimonio desgarrador, el libro de Brigitte Giraud es un viaje asombroso por los arcanos del dolor. Sin aspavientos y con un pudor y una sobriedad extremados, este libro analiza en particular esa peculiar distorsión del tiempo que causa la desdicha cuando hay que lamentar haberse separado de alguien sin un adiós, cuando no queda más remedio que resignarse a plantarle cara al futuro porque la pareja estaba a punto de mudarse a una casa nueva y porque hay un niño por criar. Es el retrato cautivador de un hombre al que cobramos afecto sin conocerlo. Ahora no es un libro morboso, sino, antes bien, una conmovedora meditación acerca de la vida.»

YVES BELLEC

 

En 1999, al regresar de un viaje breve a París, adonde se ha desplazado para firmar ejemplares de su segunda novela, Nico, para la prensa, Brigitte Giraud se entera de que su compañero, Claude, se ha matado en Lyon en un accidente de moto. Un amigo la acompaña. Hay que ir en el acto al hospital y a la comisaría, recibir a la familia, contestar al teléfono, organizar el entierro, poner al tanto del drama ocurrido al hijo de la pareja. La narradora tendrá que vivir esas horas aferrándose a las tareas materiales, a detalles nimios, pero dándose cuenta ya de que a partir de ese momento en su vida habrá un «antes» y un «ahora». Brigitte Giraud narra esta historia con sencillez, sin énfasis ni quejas, con palabras atinadas y claras que prestan a su relato una fuerza y una verdad desgarradoras.