Catálogo

FONDO DE ARMARIO

http://editorialcontrasena.es/content/books/50/cubiertasarmario.jpg

Autora: Patricia Esteban Erlés
Ilustración de la cubierta de Elisa Arguilé
Género: artículos periodísticos
Páginas: 160
Formato: 21 x 13 cm
Encuadernación: rústica
ISBN: 978-84-945478-8-1
PVP: 16 euros

Patricia Esteban Erlés (Zaragoza, 1972) es profesora y columnista en el Heraldo de Aragón. Ha publicado tres libros de cuentos. El primero de ellos, Manderley en venta (Tropo, 2008), obtuvo el Premio de Narración Breve de la Universidad de Zaragoza en 2007 y fue seleccionado para el Premio Setenil. Su segundo libro, Abierto para fantoches (Diputación Provincial de Zaragoza, 2008), ganó el XXII Premio de Narrativa Santa Isabel de Aragón, reina de Portugal. En 2010 publicó su tercer libro de cuentos, Azul ruso, en Páginas de Espuma, que también estuvo seleccionado como uno de los candidatos al Premio Setenil. Ese mismo año obtuvo el primer premio del concurso de microrrelatos organizado por la revista Eñe. En 2012 publicó su primer libro de microcuentos, Casa de muñecas, en Páginas de Espuma. Varios de sus cuentos han sido antologados en volúmenes temáticos como Vivo o muerto. Cuentos del spaghetti-western (Tropo, 2008), Perturbaciones. Antología del relato fantástico español actual (Salto de Página, 2009) o 22 escarabajos. Antología hispánica del cuento Beatle (Páginas de Espuma, 2009) y en antologías como Por favor, sea breve 2. Antología de relatos hiperbreves (Páginas de Espuma, 2009), Pequeñas resistencias 5. Antología del nuevo cuento español (2001-2010) (Páginas de Espuma, 2010), Cuento español actual (1992-2012) (Cátedra, 2014), Madrid Negro (Siruela, 2016) o Insólitas. Narradoras de lo fantástico en Latinoamérica y España (Páginas de Espuma, 2019). En 2017 ganó el Premio Dos Passos con su primera novela, Las madres negras, publicada por Galaxia Gutenberg.

«Las palabras casi siempre cuentan una historia. Así sucede con la voz armario, que antiguamente definía el lugar donde se guardaban las armas. Creo que todavía hoy cada armario conserva parte de su significado original, porque en ese mueble oscuro y secreto guardamos a buen recaudo la ropa con la que armamos nuestro cuerpo, las prendas que nos defienden de la desnudez, que nos ocultan del otro o nos hacen brillar ante los demás, según nos convenga. Prendas de las que en ocasiones no somos capaces de desprendernos por lo mucho que significan. Vestidos asociados para siempre a una primera cita que fue el comienzo de algo. Vestidos sin estrenar, que nunca tuvieron su oportunidad, con los que nos sentimos en deuda. Vestidos olvidados en sus perchas que vuelven a surgir repentinamente porque se pone de moda un estampado o un color, que resucitan y encuentran su momento.
»Cada armario posee, además, un fondo, misterioso en su lógica, un orden constante, basado en la repetición de tonos, cortes, estilos. La moda habla su propio lenguaje, y, como las palabras de un idioma, cada prenda está llena de posibilidades dialécticas, encierra un simbolismo, supone consciente o inconscientemente la elección de una actitud ante la vida. Yo soy mi ropa y mis textos, y creo que ambas cosas se parecen tanto entre sí que se comunican secretamente. Mi armario real está lleno de camisetas negras, de vestidos verdes, de terciopelo. El armario de esta selección de mis columnas, publicadas en el Heraldo de Aragón, es un muestrario de temas a los que recurro con frecuencia. Cuestiones como la defensa del feminismo y de los derechos de los animales, la fe inquebrantable en la sanidad y la educación públicas, el amor a la literatura que nos salva. Mi eterna fascinación por la belleza y el mal. Ese es mi fondo de armario».

Patricia Esteban Erlés